Avanzan los trabajos de seguimento del humedal artificial de Flores de Ávila

Las tareas de seguimiento permitirán comparar los rendimientos de depuración de las diferentes especies plantadas

La técnica PCR servirá para identificar la actividad desnitrificante de las comunidades microbianas que crecen en las celdas del humedal

El nuevo humedal de flujo horizontal construido en Flores de Ávila como piloto del proyecto Aquamundam está operativo y el seguimiento del mismo ha comenzado. El objetivo de este piloto es comparar si el paso del agua por cinco celdas con la misma especie común de junco (Phragmites australis) o por cinco celdas con cinco especies diferentes tiene el mismo efecto de depuración.

Además de la toma de muestras para medir parámetros del agua a la entrada y salida del mismo como caudal, DBO, DQO, carga de nitrógeno y otros realizada por la CHD, CARTIF ha comenzado a realizar el tratamiento de las muestras procedentes de las distintas celdas con el objetivo de estudiar la diversidad microbiana que presentan. Estas han sido tomadas por el equipo de ICTHIOS que, junto al equipo técnico de CHD, se encargan de hacer el trabajo de campo en el humedal.

Una de las formas de eliminar contaminantes en estos humedales, como el nitrógeno en exceso de las aguas residuales, es mediante la acción de los microorganismos que crecen en las celdas. El objetivo es estudiar las comunidades microbianas que proliferan en las celdas pobladas por distintas especies vegetales y comparar el efecto de las mismas en la depuración de las aguas. Para ello, en CARTIF se utilizará la técnica PCR para identificar las distintas especies que presentan actividad desnitrificante, entre otras.

Tras recibir el material procedente de los diferentes humedales (mezcla de agua y suelo) se ha procedido a separar la parte sólida de la líquida mediante centrifugación y la parte sólida se ha congelado para realizar posteriormente la extracción del ADN genómico (ADNg) total de la microbiota presente en el suelo.

La extracción del ADNg se ha llevado a cabo siguiendo un protocolo de extracción de ADN de suelo y, tras finalizar el proceso, se ha comprobado su concentración e integridad mediante electroforesis en gel de agarosa. Estas técnicas se basan en romper la pared celular de las bacterias y extraer el ADN de las mismas. A continuación, se comprueba si se ha extraído el mismo mediante tinción de este ADN y observación con luz UV en un gel de agarosa. Dicho gel se somete a una corriente eléctrica y aprovechando que el ADN tiene carga negativa –que hace que se desplace a través del gel hacia el polo positivo– se observa una banda de ADN.

Durante las próximas semanas se realizarán los análisis de identificación de las actividades metabólicas de las comunidades microbianas mediante PCR cuantativa (qPCR). Esta técnica se basa en identificar genes que son característicos de las bacterias que ejercen estas actividades y el resultado de la qPCR permite comparar si existen estos genes y cuánto se expresan, es decir, si las bacterias presentes en la muestra realmente ejercen estas actividades de descontaminación de las aguas residuales.

Entre las actividades metabólicas principales, se estudiarán aquellas relacionadas con el metabolismo del nitrógeno y del azufre. Se medirá la expresión de varios genes implicados en estas rutas, los cuales se utilizan habitualmente como marcadores de detección de bacterias nitrificantes y desnitrificantes presentes en humedales.

Los resultados obtenidos contribuirán a la comparación de la eficacia de depuración de las dos líneas paralelas (de control y experimental) del humedal.